Otro Dia de Aragón, para olvidar

Este 23 de Abril, Día de Aragón, ha pasado -como en los últimos años- sin pena ni gloria. Desde luego, nada que ver con el “expresivo símbolo de la identidad histórica de Aragón, al mismo tiempo que de la unidad de los aragoneses” al que mandata la ley que lo regula desde hace 30 años: la Ley 1/1984, de declaración de «Día de Aragón».

 Bandera Aragón

Unos discursos institucionales, repletos de obviedades en actos restringidos; la entrega de un premio y una medalla; un animado Día de Libro, (del que me congratulo especialmente como Diputado Delegado de Bibliotecas de la DPZ, co-patrocinadora por vez primera); o una corrida de toros en La Misericordia; no pueden serlo todo en un día tan señalado como ése. Y es que llevamos años de atonía, adormilados, sin que quienes encabezan nuestras principales instituciones se crean el país al que representan, y así nos va.

Bastaba seguir la mayoría de los informativos de ámbito estatal ese mismo día, o la prensa escrita del día siguiente para comprobar cómo no se hacía mención del Día de Aragón mientras se dedicaban imágenes, noticias y páginas políticas al Día de Sant Jordi en Cataluña o a su día del libro y la rosa en Las Ramblas. No puede ser más significativo.

 Libro y la Rosa

Pero hay que recordar que desde el siglo XIII tanto la Monarquía aragonesa como el Ejército del Reino adoptaron el patronazgo de San Jorge; que las Cortes Aragonesas de 1461 -en Calatayud– declararon festivo para todo Aragón el 23 de abril, decisión que se vería ratificada en las celebradas en Monzón en 1564. Que el 10 de abril de 1978 la DGA (entonces ente preautonómico) adoptó el acuerdo de declarar como «Día de Aragón» el 23 de abril. Y que ese día, 125.000 aragoneses salimos a la calle en Zaragoza pidiendo autonomía. Que ese día “se vio definitivamente ratificado el tradicional sentido popular de la fiesta” y que “la sensibilidad de las Cortes de Aragón en pro de la conservación y fomento de los símbolos propios de la singular identidad histórica aragonesa, aconseja su consolidación con rango de Ley”. Pues bien, así se hizo y se lee en la ley aprobada el 16 de abril de 1984.

Y tampoco debemos olvidar las multitudinarias manifestaciones de 1992, 1993 y 1994 en contra del Pacto Autonómico, por la Autonomía Plena y contra el trasvase del Ebro. Ni las no menos multitudinarias del año 2000 y siguientes, de nuevo reclamando autogobierno y rechazando el trasvase.

Fuster Abanderado 23A               

En este 2015, tampoco he participado en el acto institucional de la Aljafería y sí lo hice en el homenaje a la Bandera de Aragón, que organizó Chunta Aragonesista entre el Coso, la C/ Alfonso, la Plaza del Pilar, y acto de lectura de textos en la trasera de La Lonja. Sólo en esos momentos tuve la verdadera sensación de que estábamos en un Día de Aragón.  (ver fotos que incluyo) .

Y es que, desde CHA, siempre le hemos dado a este día el carácter reivindicativo e identitario que debe tener, coincidiendo con todos en los actos unitarios cuando los ha habido, o celebrándolo con actos propios cuando no los ha habido, sin menoscabo de nuestra participación en los actos institucionales.

 

23A Lectura textos

Pero es que esa ley de 1984, igual que el Estatuto de Autonomía reformado en 2007, son para que los cumpla toda la sociedad aragonesa con sus máximos representantes a la cabeza, no sólo los nacionalistas aragoneses. Es una obviedad, pero no lo parece.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s