100 años del Estudio de Filología de Aragón en la DPZ

Desde la semana pasada la Galería del Palacio de Sástago acoge la exposición “Siempre Aragón, centenario del Estudio de Filología de Aragón (EFA) en la Diputación de Zaragoza (1915-2015)”, que conmemora el centenario de la fundación de esta institución cultural; sin duda, una de las más importantes del primer tercio del siglo XX en Aragón.

Bajo el patronato de la Diputación Provincial de Zaragoza y la dirección del catedrático de derecho canónico Juan Moneva y Puyol, tuvo su sede -presidida por una imagen ecuestre de San Jorge– en el mismo Palacio de la Diputación.  El EFA nació en 1915 con el mismo fin y en la misma época que lo hicieron otros centros dedicados a la recuperación de las lenguas y culturas de los respectivos territorios del Estado español: Real Academia Galega (1906), Institut d’Estudis Catalans (1907), la Sociedad de Estudios Vascos (1918), la Euskaltzaindia-Real Academia de la Lengua Vasca (1919), la Real Academia Asturiana de las Artes y las Letras (1919) o el Seminario de Estudios Galegos (1923). En el caso aragonés no hay que olvidar -dentro de ese clima romántico de recuparación de las lenguas, culturas y nacionalidades que se da en el paso del XIX al s. XX– el movimiento de los Juegos Florales celebrados en Zaragoza en 1894 y 1905 que gestó el proyecto de elaboración de un Diccionario Aragonés. En cualquier caso la aspiración constante del EFA, en sus distintas etapas de funcionamiento (que vió ampliar su sección de Filología a la Historia, La Economía y el Derecho), fue -sin duda- convertirse en un Centro de Estudios Superiores de Aragón.

EFA2

Inauguré la muestra como diputado delegado de Archivos y Bibliotecas de la DPZ, acompañado por el director del área de Cultura, José María Moreno, y la comisaria de la muestra, la doctora Pilar Benítez, que a su vez ya publicó en Aladrada una monografía sobre el EFA. La exposición repasa el trabajo académico de esta entidad, a través de paneles explicativos, documentos e imágenes. En el acto expliqué que “la muestra no formaba parte de la programación de la institución provincial, pero no se podía dejar pasar el centenario del Estudio de Filología de Aragón, sin rememorar a esta gran entidad cultural y científica, seguramente la más importante del primer tercio del siglo XX” en la comunidad, en la que se formaron y trabajaron jóvenes aragoneses que luego desarrollaron una trayectoria tan relevante como la de María Moliner. Se enseña una parte de la documentación oficial de la entidad, conservada en el Archivo de la DPZ. Por todo ello, invité expresamente a los zaragozanos a disfrutar de esta muestra y conocer la labor que desarrolló el EFA.

EFA

La profesora y comisaria de la muestra, Pilar Benítez  autora a su vez del texto del catálogo conmemorativo- explicó que el título de la muestra, “Siempre Aragón”, era el lema que figuraba en el anagrama de la institución, creada el 3 de abril de 1915 a propuesta de Moneva y que desapareció definitivamente tras la Guerra Civil. La DPZ decidió, el 17 de febrero de 1941, entregar la mayor parte de su legado a la Universidad de Zaragoza. En la visita guiada a la muestra se destacó que en el EFA hubo una generación de jóvenes aragoneses que se formaron en él y que antes y después de la Guerra Civil tuvieron una carrera profesional destacada” en distintos ámbitos.

En la exposición se han realzado las medidas de acción positiva que el EFA adoptó en favor de la mujer”, como el nombramiento como secretaria redactora de Áurea Javierre Mur que llegó a ser “una historiadora medievalista de reconocido prestigio nacional e internacional“. Se dedica un ámbito a María Moliner, que trabajó en la recogida de voces aragonesas para el diccionario y se recuerdan los objetivos de esta institución que eran, entre otros, la formación de un diccionario aragonés, un cancionero aragonés y un diccionario de raíces castellano. Estos dos últimos no llegaron a publicarse y el primero, sin lograr una edición completa, reunió 34.422 entradas lexicográficas diferentes y las voces aragonesas, utilizadas para la edición provisional del diccionario, se publicaron en el Boletín Oficial de la Provincia.

efa mujeres

Los documentos que forman la exposición hablan de sus etapas, de su organización y funcionamiento y de las personas que la integraron. Entre estos documentos, destacan la Memoria manuscrita del EFA de 1919, en la que consta el nombramiento de María Moliner como secretaria redactora del EFA; el llamado boletín de inscripción al Diccionario aragonés, que contiene la estructura de la obra y la única hoja impresa de tal diccionario conservada; y las colecciones de voces aragonesas que se publicaron en el Boletín oficial de la provincia de Zaragoza: la de Jorge Jordana y Mompeón (1916-1917), Luis Rais Gros (1918) y Benito Coll y Altabás (1918-1920 y 1921-1923), de las que queremos realizar una edición facsimil.

El recorrido finaliza con la recreación del despacho de Juan Moneva, a quien se pretende  homenajear al tiempo que se recuerda a esta institución cuya historia puede servir de reflexión para cuestiones lingüísticas y culturales que siguen sin resolver en la sociedad aragonesa.

efa 1

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s