En defensa de las Cajas Rurales

El Pleno de la Diputación de Zaragoza ha aprobado la propuesta que presenté como portavoz de CHA en relación con las cajas rurales. En ella se acordó -por unanimidad de todos los grupos- defender el modelo de las Cooperativas de Crédito y de las Cajas Rurales y su gestión y rechazar el proceso de bancarización y fusión de las mismas, que se derive de la modificación de su régimen jurídico.

En Aragón, el modelo de Cajas Rurales está representado por Bantierra (Caja Rural de Aragón, Soc. Coop. de Crédito, entidad resultante de la fusión de Multicaja -Caja Rural Aragonesa y de los Pirineos- y Cajalón -Caja Rural de Aragón- realizada con fecha 20 de diciembre de 2011) y Caja Rural de Teruel, integradas en el Grupo Caja Rural, entidades con una fuerte implantación en nuestro medio rural y que han sido esenciales para su vertebración y desarrollo y para el impulso de proyectos económicos, sociales y empresariales en el mismo. Se trata de entidades fuerte y largamente implantadas, con multitud de oficinas en las localidades urbanas y del medio rural aragonés.

Pleno DPZ

Hay coincidencia en reconocer que desempeñan una importante función social y económica y, a diferencia de los bancos, se rigen por el principio de rentabilidad social. Por eso, no se comprende que se cuestionen aquí, cuando en Europa se consideran un modelo de éxito que funciona satisfactoriamente. Entidades como Rabobank (Holanda), Crédit Agricole (Francia) o DZ Bank (Alemania) así lo evidencian; y -en países como Finlandia o Suecia- alcanzan cuotas de mercado que superan el 25 %.

En España –donde no superan el 6,5 de cuota de mercado en el negocio bancario (porcentaje desvirtuado por la inexistencia de banca cooperativa propia en Madrid o Cataluña)- el Grupo Caja Rural aglutina a 28 entidades que representan el 42% de los activos de las cooperativas de crédito con 2.355 oficinas y 8.141 empleados y supone un 52,9% de las cooperativas de crédito existentes, con cerca de seis millones de clientes, sobre todo microempresas de los sectores primario y terciario. Pues bien, este Grupo ya ha indicado que este proceso sería perjudicial, dado que su razón de ser pasa por ser una banca de proximidad con una gestión prudente basada en las reservas generadas, y sin utilizar de forma masiva y desproporcionada instrumentos de capital, previstos sólo para supuestos predefinidos y tasados. Hay que tener presente que sin esos cambios las cooperativas de crédito han sobrevivido a la crisis económica y financiera.

 La Ley de las Cortes Generales 13/1989 de Cooperativas de Crédito, dispone que el objeto de tales sociedades está en servir a las necesidades financieras de sus socios y de terceros mediante el ejercicio de las actividades propias de las entidades de crédito. En su definición, las cooperativas de crédito y cajas rurales son sociedades mercantiles privadas formadas por sus socios, con una doble condición: por un lado son sociedades cooperativas; y, por otro lado, son entidades de depósito. Esta doble condición, como cooperativas y como entidades de crédito, hace que se rijan por una amplia normativa que afecta al ámbito mercantil, al puramente financiero, y al cooperativo.

El Gobierno central ha decidido reformar el régimen jurídico de las cooperativas de crédito. Según explicó el pasado enero en el Congreso de los Diputados el Ministro de Economía y Competitividad, Luis de Guindos, la necesidad de actualizar el régimen jurídico de las cooperativas de crédito sería el último eslabón de la reforma y reestructuración del sector bancario.  Todo apunta a que supondría la bancarización del sector y empujar nuevamente a una fusión obligatoria de las cajas rurales entre ellas o a la integración de sus activos en los grandes grupos bancarios españoles. Se trata de medidas inaceptables que pondrían en juego su modelo de negocio y viabilidad, abocándolas a seguir el mismo proceso ya materializado con las Cajas de Ahorros. En consecuencia, hablamos de la desaparición de la práctica totalidad de las 59 cajas rurales existentes en el Estado español y, sin duda, de las aragonesas.

 Por todo ello, desde el Grupo Provincial de Chunta Aragonesista (CHA) presenté para su debate, la propuesta referida, en la que -reconociendo la función social y económica que desempeñan las cooperativas de crédito en la vertebración y mantenimiento del medio rural- también se acordó instar al Gobierno de Aragón a dirigirse al Gobierno central y al Banco de España a fin de que abran un proceso de diálogo con las partes implicadas en la reforma, que garantice el mantenimiento y consolidación de entidades como Bantierra y Caja Rural de Teruel, por su singularidad y trayectoria.

Anuncios

2 comentarios en “En defensa de las Cajas Rurales

  1. A favor de las cajas rurales, sí. Pero y las cláusulas abusivas que tienen estas entidades? Sabe usted que somos miles los afectados por cláusulas suelo en estas entidades? Es una losa para miles de familias y parece que son entidades maravillosas. Lo serían sin este tipo de abusos.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s