Jose Luis Abós, Medalla de la DPZ

La semana pasada entregamos los máximos galardones de la Diputación de Zaragoza: las medallas de Santa Isabel de Aragón, Reina de Portugal 2013, en un acto solemne celebrado en el salón de plenos ante numerosos invitados y coincidiendo con la festividad de la patrona que da nombre a los premios.

Sobrina del premiado Luis Granell, Manuel Marqueta en representación de la Hermandad de Nuestra Señora del Refugio y Piedad de Zaragoza, el entrenador del CAI Basket Zaragoza José Luis Abós, Máximo Ariza (PAR), Bizén Fuster (CHA) y el presidente de DPZ Luis María Beamonte (PP)

Sobrina del premiado Luis Granell, Manuel Marqueta en representación de la Hermandad de Nuestra Señora del Refugio y Piedad de Zaragoza, el entrenador del CAI Basket Zaragoza José Luis Abós, Máximo Ariza (PAR), Bizén Fuster (CHA) y el presidente de DPZ Luis María Beamonte (PP)

Los reconocidos este año han sido  la Hermandad de Nuestra Señora del Refugio de Zaragoza, el geógrafo y periodista Luis Granell y el entrenador del CAI Zaragoza, José Luis Abós García. De todo ello ya han dado suficiente cuenta los medios de comunicación.

Bizén FusterPor mi parte quiero centrarme en la figura de José Luis Abós, ya que resultó nominado a propuesta nuestra entre los galardonados, y porque fui yo el encargado de  loar al premiado en el acto de entrega.  Además de todas las autoridades presentes, asistieron numerosos invitados por parte de los premiados. En el caso de Abós estuvo toda la cúpula del club: Reinaldo Benito, Wily Villar, Pedro Enériz, Luis Arbalejo… además de su hijo Javier, José Antonio Artigas, Alberto Celma, María Longás, etc. Por parte  de CHA asistieron los diputados José Luis Soro y Gregorio Briz, además de mis compañeros Ángela Labordeta, Miguel Jaime, Isabel Lasobras y Pilar Lahoz.

Entiendo que la mejor manera de reconocer al premiado, es reproducir aquí el discurso que leí, que para eso está escrito:

Loa a JOSE LUIS ABÓS

Sr. Presidente y miembros de la Corporación, autoridades, premiados,  invitados, amigos y amigas: Buenas tardes a todos.

Los tópicos, al igual que las estadísticas, están para romperlos. Eso lo ha conseguido nuestro galardonado de hoy, José Luis Abós, entrenador de baloncesto del CAI Zaragoza, tanto en lo profesional como en lo personal.

Nacido en  esta ciudad, en abril de hace 52 años, José Luis difícilmente podía imaginarse, cuando de adolescente jugaba en el Colegio La Salle, que más de 30 años después se convertiría en el entrenador aragonés más importante de la historia del CAI Zaragoza. O lo que es lo mismo, en la historia del baloncesto aragonés.

Sus recuerdos de jugador van de La Salle a Helios, el embrión del antiguo CAI. Dejó de ser jugador y pasó muy pronto a entrenar al CB Zaragoza en las categorías infantiles. Allí comenzó a fraguarse su leyenda: consiguió tres finales consecutivas del Campeonato de España junior, coronadas con dos títulos para el CB Zaragoza en el 84 y 85 y un subcampeonato en el 86, rompiendo el “duopolio” entonces existente entre Madrid y Cataluña. Como Director Técnico de la Federación Aragonesa de Baloncesto, logró el oro para Aragón en el Campeonato de España Infantil de selecciones autonómicas en el 92.

 A lo largo de esos años trabajaba en la Opel de Figueruelas, trasnochando y madrugando mucho para poder entrenar. En ese CAI Zaragoza de José Luis Rubio se fue empapando de las enseñanzas de técnicos como Najnudel, Monsalve, Pepe Laso o Zeravika.  En 1992, tras un periodo en el Ramsés (Conservas Daroca) dejó el trabajo seguro en la OPEL para convertirse en entrenador ayudante de maestros como Mario Pesquera (en el Natwest) y Alfred Julbe (Anway Zaragoza). Entremedio, tuvo que emigrar para entrenar al CajaBadajoz. Prosiguió en el CAI Zaragoza en Liga EBA  y de nuevo fuera con el CajaBilbao y el Breogán de Lugo en la LEB, del 95 al 97. En medio, aún le dio tiempo de conseguir la plata con España en el Europeo Sub-21 como ayudante de Gustavo Aranzana, antes de continuar  como director técnico de El Olivar.

Entonces fue cuando se marchó -en el curso 99/00- a Estados Unidos a vivir su sueño americano, a aprender inglés y a conocer el baloncesto universitario en Wake Forest University. De regreso entrenó un año al Drac Inca, otros tres como ayudante en el CB Girona y  tres años más como titular en el equipo balear.

Su aragonesismo le llevó a impulsar los partidos internacionales del equipo absoluto de Aragón, del que fue seleccionador  jugándose un Aragón-Uruguay en el Palacio de los Deportes de Huesca del que se acaban de cumplir 10 años y un Aragón-Lituania, al año siguiente en el Príncipe Felipe.

Y por fin,  su vuelta -ya como entrenador del primer equipo- al CAI Zaragoza, en 2009. Hasta ahí una trayectoria profesional laboriosa y sacrificada. Y es aquí cuando comienza una etapa de cuatro temporadas que le han catapultado al éxito, en el club de sus amores.

En la primera recoge al CAI recién descendido de la ACB y lo asciende directamente como campeón de la LEB ORO. En las siguientes lo consolida en la categoría, evitando los sufrimientos del pasado. Y por fin, en esta temporada  rompe todos los moldes. Consigue un bloque competitivo, solidario, que juega como un solo hombre y lo clasifica -por primera vez desde los años gloriosos- para la fase final de la Copa del Rey. Bate el record absoluto de victorias en la liga regular, con 21; clasifica al equipo para los play offs por el título de Liga y -de la mano de la afición- logra colocar al equipo en el 3º lugar del Campeonato (algo nunca logrado por un debutante en la fase final). Y todo ello tras una eliminatoria épica con el Valencia y una semifinal con el Real Madrid, en las que el Pabellón -lleno a rebosar con más de 11.000 almas- fue un ejemplo de comunión entre el equipo y la afición, fue un clamor continuo de una emoción indescriptible. Para vivirlo.

El CAI de esta temporada ha sido el mejor equipo de entre sus iguales (excluyendo las secciones de baloncesto de los clubs de futbol del Madrid y Barcelona). Y todo eso –contra todo pronóstico- con un presupuesto exiguo, de media tabla, muy por debajo del de otros clubs de otras ciudades en las que -por cierto- ni la afición  ni el nº de abonados están al nivel de Zaragoza.

Además, fue elegido ‘Entrenador de Noviembre’ de la Liga ENDESA;  aunque somos muchos los que pensamos que ha merecido ser el entrenador del año de la liga (si se hubiera llamado Abosovik…). Por si fuera poco, también ha clasificado al club por primera vez para disputar la EUROCUP y se volverá a pasear el nombre de Zaragoza por toda Europa.

Abós ha reilusionado a Zaragoza y Aragón con el baloncesto, ha hecho vibrar a la afición del Príncipe Felipe, que ha recuperado las mejores sensaciones. Y esto lo ha hecho un hombre de casa, un aragonés de convicción; un hombre -que contrariamente al prototipo de deportista alejado de la realidad- está comprometido con la sociedad en la que vive; un hombre que -rompiendo los tópicos- ha conseguido ser profeta en su tierra. Y eso que los comienzos no fueron nada fáciles, como suele pasar cuando se es de aquí.

Ahora todo es diferente y  -porque lo merece- ha logrado el reconocimiento general de todos sus paisanos. Hace unas semanas resultó elegido como Aragonés del año, en la categoría de Deportes, de El Periódico de Aragón. Hace unos días en Ejea, se creaba la primera peña caísta de fuera de la capital, en las Cinco Villas, con el nombre de José Luis Abós.

Tras renovar por dos años, comenzará este verano su quinta temporada consecutiva en el banquillo del CAI. En octubre superará los 111 partidos del recientemente fallecido Manel Comas, como record de partidos dirigidos en la Liga ACB a un equipo de Zaragoza. Se convertirá en el entrenador más longevo en la historia de la ciudad.

Llegados a este punto, procede reconocer al club, al CAI Zaragoza. El galardón es personal pero podemos y debemos hacerlo extensivo al Presidente, Reinaldo Benito; al Director Deportivo, Willy Villar; al Director Gerente, Pedro Enériz, y a toda la Junta Directiva y empleados del club; y en realidad a todos los abonados y aficionados de este club. Un club que funciona de forma sensata y ejemplar. Lo cual, en estos tiempos no es  poco decir, y eso sin necesidad de mirar  hacia ningún otro lado (vds. ya me entienden…).

Pues bien, por su trayectoria profesional y personal, por sus valores en el trabajo, por conformar equipos de gran calidad humana; por ser un hombre comprometido socialmente y con Aragón, por ser un luchador que arriesgó lo que tenía seguro para perseguir un sueño, por las satisfacciones que nos ha dado como aficionados, por reilusionar a todo el mundo del baloncesto aragonés y convertir el Pabellón en un oasis de satisfacción; esta Diputación de Zaragoza reconoce a este entrenador zaragozano con la Medalla de Santa Isabel de Aragón, Reina de Portugal 2013.

 Enhorabuena, José Luis,  y muchas gracias a todos

_MG_7964

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s