Fin de año aragonesista

Después de un año de bastante atonía para el nacionalismo aragonés, con el aragonesismo fuera del debate público a pesar de haber tenido lugar tres procesos electorales (municipales, autonómicos y generales), llegó la histórica fecha del 20-D. El aniversario de la decapitación del Justicia de Aragón a manos de tropas castellanas en 1591 nos permite cada año celebrar el día de los derechos y la dignidad del pueblo aragonés.

Este año,  la cosa estaba complicada para hacerlo el domingo día 18 (las obras del tranvía en torno al Monumento al Justiciazgo, que impedían la ofrenda floral tradicional; la iglesia de Santa Isabel de la DPZ, ocupada por un concierto coral programado con antelación). No obstante desde CHA y las Fundaciones Gaspar Torrente y la  29-J celebramos ese conmemoración en el Hotel Don Yo con dos grandes recuerdos. El primero fue la presentación pública en Zaragoza de la Bandera recién descubierta del Consejo de Aragón (1937-1938).

Al acto acudió el coleccionista barcelonés Rubén Martínez (presentado por el presidente de la Fundación Gaspar Torrente, Pepe Melero). El joven coleccionista, con quien tuve el placer de gestionar su visita a la ciudad, en mi calidad de patrono de la Fundación, la adquirió recientemente sin saber que era una auténtica joya histórica, pues no se conocía ningún ejemplar. Es una bandera de coche oficial, probablemente la del Presidente del Consejo de Aragón, Joaquín Ascaso. Mejor ver la foto cargada de significado que extenderme en explicaciones. Ni qué decir tiene que los aragonesistas del momento, con Gaspar Torrente a la cabeza, la  pusieron “a parir”  por no respetar la de las barras de Aragón, pero eso no le resta un ápice de interés a la que fue la bandera oficial del primer  Aragón Contemporáneo autónomo.

Por supuesto tras el acto, nos fotografiamos con ella todos los que quisimos (entre ellos el animoso grupo de Cuarte). Desde aquí quiero agradecer la amabilidad y buena disposición para con todos del coleccionista, Rubén, y su compañera Marta que también nos acompañó.

Pero el año que cerrábamos también tenía miga, y es que en 2011 se conmemoraba el 75º aniversario del  Estatuto de Caspe. Para variar, las instituciones aragonesas ignoraron el acontecimiento a lo largo de todo el año. Algunas organizaron durante el ejercicio eventos relativos a la Guerra Civil conmemorando el aniversario (por ejemplo yo mismo en la DPZ, con el ciclo monográfico sobre los libros de la Guerra Civil en la campaña de Animación a la Lectura del Servicio de Archivos y Bibliotecas, del que soy responsable). Sin embargo, ni Gobierno de Aragón -de un signo y de otro- ni otras instituciones se acordaron de Caspe. Ya ocurrió en 2007 con el centenario de los Decretos de Nueva Planta de 1707, cuya fecha da nombre a la otra Fundación, la 29 de junio, de la que también tengo el honor de ser patrono.

En cualquier caso, quien no se olvidó fue CHA y las dos fundaciones referidas que dedicamos el acto a recordar la importancia del Congreso de Caspe, con una ajustada y documentada conferencia de Antonio Peiró, el mejor especialista en el aragonesimo histórico, y estudioso específicamente de ese período, que fue presentado por el patrono Pepe Soro. Tampoco faltaron, al inicio, las palabras de la Presidenta de CHA y de la Fundación Aragonesista 29 de Junio, Nieves Ibeas. Así que, aunque no supliéramos las carencias institucionales, al menos mantuvimos la dignidad y la llama del aragonesismo político.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s