La cuestión del Sáhara hoy

El pasado fín de semana nos reunimos en Madrid la Comisión de Enlace de la causa saharaui (Permanente de los Intergrupos Parlamentarios,FEDISSAH, CEAS y la Delegación Saharaui en España) a la que asistí como miembro de la Permanente de los Intergrupos del estado, y en la que se estudió el plan de trabajo para 2011 entre ostros muchos asuntos organizativos y de coordinación entre el movimiento solidario e institucional.

El próximo fin de semana, días 12 y 13 de febrero,  se celebra en Valladolid la XV Conferencia de los intergrupos Parlamentarios “Paz y Libertad para el Pueblo Saharaui”. Me parece un buen momento para hacer un alto en el camino y repasar la situación del pueblo saharaui. Quisiera resaltar que las revueltas populares que están sacudiendo los paises del Magreb o islámicos en general no se iniciaron en diciembre en Túnez, sino que tienen un precedente en la protesta del campamento de Gdeim Izik en el Sáhara ocupado por Marruecos. Por culpa de la brutal represión de noviembre de 2010 y del establecimiento de una férrea censura por parte del régimen alahuita, no se pudo proyectar a todo el mundo como ha ocurrido después con las protestas de Túnez o ahora con Egipto, que por otra parte no han sido reprimidas por sus gobiernos.
Por todo eso me permito incorporar aquí el análisis de la situación que se hace desde el movimiento solidario e institucional pro-Saharaui.

1     CONTEXTO GENERAL Y SITUACIÓN ACTUAL DEL CONFLICTO

 

 

1.1              Este larguísimo  conflicto que, originado en 1975, ha ocasionado tanto sufrimiento al pueblo saharaui,  atraviesa una situación compleja y difícil agravada desde mayo de 2005 con la intensificación de la lucha activa y pacífica (INTIFADA) de los saharauis en las zonas ocupadas.

 

1.2              El conflicto del Sáhara Occidental, que data de 1975, es una cuestión de descolonización no concluida por la actitud de obstrucción del Gobierno de   Marruecos, con la permisividad de la Comunidad Internacional (O.N.U. y U.E), el apoyo explícito del Gobierno de Francia y la no asunción de los diferentes Gobiernos de España de su responsabilidad política como antigua potencia colonial. Por tanto debe culminar con un referéndum de autodeterminación con todas las garantías democráticas y de libertad.

 

1.3             El derecho de autodeterminación lo tiene reconocido el Pueblo   Saharaui  a través de múltiples resoluciones de la O.N.U., la U.E. y la U.A. El marco para resolver este conflicto lo ha fijado la O.N.U. en su resolución 1495 del 31 de julio de 2003, conocida como Plan Baker, aprobada por unanimidad en el Consejo de Seguridad y aceptada por el Frente Polisario. Sin embargo el gobierno de Marruecos impide su aplicación una vez más, vulnerando la legalidad internacional y propiciando una situación en la región de inestabilidad  e inseguridad. Este acuerdo ha sido ratificado por el Consejo de Seguridad en las resoluciones 1754 (del 30 de abril de 2007), 1783 (del 31 de octubre de 2007), 1813 (del 30 de abril de 2008) y 1871 (del 30 de abril de 2009) y por la Asamblea General en su resolución 63/105 del 18 de diciembre de 2008.

1.4             A pesar de las múltiples resoluciones en ese sentido, el conflicto del Sáhara  Occidental está en una situación de bloqueo y estancamiento por la premeditada obstrucción del Gobierno Marroquí. El estancamiento favorece a Marruecos que pretende sembrar el desánimo  en los saharauis. Por tanto, cualquier propuesta que se aleje de la exigencia  del Referéndum de Autodeterminación sitúa el conflicto en un callejón sin salida. Hay que recordar que Marruecos es la fuerza de ocupación y no está legitimada para presentar propuestas. Lo que debe hacer es acatar las resoluciones de la Comunidad Internacional.

Desbloquear el tema sólo se puede hacer a través de la exigencia, con firmeza, a Marruecos para que cumpla con la legalidad y respete el derecho inalienable del Pueblo Saharaui a su autodeterminación.

1.5             Es esencial tener en cuenta las conclusiones del último Congreso del Frente Polisario donde se plantean como acciones prioritarias, la situación de los territorios ocupados y hacer un intento definitivo para resolver el conflicto por la vía de la celebración de un referéndum de autodeterminación con todas las opciones (anexión a Marruecos o independencia). El Congreso señaló que en un breve plazo de tiempo, habría que encontrar una solución definitiva por la vía pacífica. De no ser esto posible por la intransigencia del Gobierno de Marruecos y la pasividad de la Comunidad Internacional, se abren todas las vías para que este conflicto desemboque en un enfrentamiento militar, con las gravísimas consecuencias que ello implica para la estabilidad y el desarrollo de la Región. Esto exige un esfuerzo de explicación a la opinión pública acerca de la gravedad de la situación.

Más recientemente, en septiembre de 2009, el Gobierno Saharaui lanzó un memorándum sobre la cuestión del Sáhara Occidental, donde vuelve a reiterar que “alcanzar hoy un arreglo justo y definitivo a la cuestión del Sáhara Occidental, que esté en conformidad con la legalidad internacional, no sólo es necesario, sino que además es posible”

Una vez más, muestra su disposición a trabajar y colaborar con el           Secretario General de Naciones Unidas, a fin de lograr una solución política mutuamente aceptable que asegure la autodeterminación en el Sáhara Occidental, pero advierte que; “mientras Marruecos continúe sintiendo que tiene tanto un poder de veto para desbaratar los esfuerzos de la ONU, como una garantía de total impunidad con respecto a su política de violaciones de los derechos humanos en el territorio, las posibilidades para que el proceso de paz tenga éxito, continuarán estando bajo un evidente y gran peligro”.

1.6  La situación de ocupación ilegal durante más de 35 años por Marruecos de los territorios del Sáhara Occidental solo ha sido posible por una acción permanente de represión sobre el pueblo saharaui vulnerándose los derechos humanos de manera continuada: Detenciones arbitrarias, encarcelamientos, desapariciones, torturas, juicios sin garantías, prohibición de manifestaciones o de asociación, e incluso asesinatos,. que ha creado una situación explosiva en todo el territorio. Esa represión jamás ha logrado vencer la resistencia de los saharauis a lo largo de todos estos 35 años.

Además hay que añadir el expolio de las riquezas del Sáhara Occidental en contra de los informes jurídicos de las Naciones Unidas, como el del  asesor legal Hans Corell  (año 2002).

1.7             Durante todo este tiempo de la ocupación y especialmente, desde finales de mayo de 2005, se viene produciendo una serie continuada de manifestaciones públicas promovidas por la población saharaui en las zonas ocupadas. Estas manifestaciones se han extendido a todas las ciudades del Sáhara Occidental como El Aaiun, Smara, Dajla, Bojador,  y también a las del interior de Marruecos como Rabat, Agadir, Assa, Tan Tan, Marrakech,  y otras. Apareciendo ante los medios de comunicación como la “INTIFADA” saharaui contra la ocupación.

Manifestaciones en la calle, concentraciones frente a las cárceles y centros de torturas, denuncias en la celebración de los juicios, colocación de banderas, murales contra la ocupación, enfrentamientos contra la policía, etc, son algunas de las acciones que configuran una resistencia civil de la población heroica y pacífica y que ha transmitido al mundo la necesidad de una solución urgente antes de que se produzca un baño de sangre.

 

La represión del Gobierno de Marruecos ha sido brutal. Miles de policías y soldados han ocupado todas las ciudades reprimiendo violentamente a la población civil saharaui, encarcelando, torturando y ejerciendo una violencia sin límites para tratar de impedir movilizaciones.

De extraordinaria importancia hay que calificar el campamento de protesta de Gdeim Izik. Miles de saharauis desafiaron la represión más absoluta y se atrevieron, en la mayor protesta cívica realizada jamás en las zonas ocupadas, a poner en jaque y cuestionar la autoridad marroquí. Se puede decir que la protesta llevada a cabo en El Aaiun, en noviembre de 2010, fue el embrión de las posteriores revueltas acontecidas en diferentes países árabes.

Prohibiendo además el acceso a la zona de las distintas delegaciones de observadores internacionales con repercusión en la opinión pública. Sin embargo toda esta represión no ha logrado parar las manifestaciones que han continuado en los últimos años y continuarán en el 2011.

1.8             Hay que destacar negativamente la posición del Gobierno de España ante estos acontecimientos:

  • No ha condenado en ningún momento oficialmente la represión.
  • No ha expresado queja alguna por la prohibición del acceso a los territorios.
  • Habla de soluciones de consenso y aceptada por las partes, sin referencia a la Resolución 1495 (del 31 de julio de  2003) y posteriormente en las resoluciones 1754 (del 30 de abril de 2007), 1783 (del 31 de octubre de 2007) y 1813 (del 30 de abril de 2008)
  •  Y lo que es mas grave, responsabilizando a las partes por igual del incumplimiento de los acuerdos firmados (Plan de Arreglo, Acuerdos de Houston del 97,….)
  • Afirma que Marruecos es la potencia administradora del

territorio, sin tener en cuenta el informe de la ONU de 2002.

  • Se ha venido absteniendo en los últimos años en las resoluciones de la Asamblea General de la ONU, en apoyo a la autodeterminación del Pueblo Saharaui.
  • Ha apoyado el Plan Marroquí de autonomía para el Sáhara en la cumbre bilateral (RAN) celbrada en diciembre de 2008.
  • Ha vendido todo tipo de armas a Maruecos, y regalado material militar: armas ofensivas terrestres, bombas de racimo y antipersona, contraviniendo las convenciones internacionales en esta materia y los códigos éticos,  reforzando la actitud agresiva e intransigente marroquí y creando con ello una mayor inestabilidad en la zona del Magreb Árabe. 
  • Está mudo ante las constantes y reiteradas violaciones de derechos humanos de la población saharaui y coopera con el expolio de los recursos naturales del Sáhara Occidental.
  • Consintió y permitió la expulsión ilegal de Aminetu Haidar del Sáhara Occidental, amparando al Gobierno Marroquí y tolerando que algunos de sus ministros lanzaran amenazas contra la sociedad española en nuestro propio territorio. Una vez más ha optado por la sumisión en sus relaciones con Marruecos.
  • Ha creído de manera ciega la versión de Marruecos sobre el campamento de Gdeim Izik, dando por buenas sus explicaciones y sus cifras, sin hacer nada para que los medios de comunicación pudieran entrar en El Aaiun y poder así informar a la opinión pública para que conociera la verdad de lo sucedido.
  • No sólo ha roto su tradicional “neutralidad activa”, si no que con su posición  de apoyo y alineación con los intereses Marroquíes, ha perdido toda capacidad de interlocución y/o mediación en el conflicto.

 

Hay que recordar una vez mas que “España es directamente responsable y culpable de esta situación”. Mencionamos sólo algunos ejemplos:

  • Fue la potencia colonial durante casi un siglo.
  • Propició la firma de los Acuerdos Tripartitos de Madrid en 1975, que posibilitó la ocupación ilegal del Sáhara Occidental por Marruecos y Mauritania.
  • Tiene en la ONU el estatus de potencia administradora.

 

1.9             También hay que subrayar que desde que comenzaron las movilizaciones en el Sáhara Ocupado, en el mes de Mayo de 2005, hasta el Informe del Alto comisionado para los DD.HH. después de una visita al territorio en mayo de 2006,  la ONU se ha caracterizado por el silencio más absoluto. La Minurso sigue haciendo turismo y mirando hacia otro lado ante la ola de represión, no ha respondido a las cartas enviadas por el Presidente de la RASD y en definitiva, tolera y permite esta acción de violación de los DD.HH., desacreditándose y frustrando las esperanzas de una solución pacífica y respetuosa con la legalidad internacional.

(Especialmente vergonzoso ha sido su comportamiento durante el tiempo que duró el campamento de Gdeim Izik)

Todo este conjunto de situaciones y el bloqueo del proceso de paz es un factor de inestabilidad en la región, que produce enfrentamientos entre países y tensiones internas en Marruecos que las elecciones de 2007 no solucionaron, al continuar existiendo una absoluta falta de libertades democráticas, sociales y políticas. El Gobierno de Rabat, continúa cerrando periódicos independientes, críticos con el régimen, encarcelando  periodistas, dirigentes marroquíes de derechos humanos y reprimiendo cualquier tipo de disidencia, mientras el Rey sigue designando parte de los senadores y se reserva el nombramiento de importantes ministerios al margen del Parlamento y las urnas.

Las negociaciones entre Marruecos y el Frente Polisario que se han venido celebrando desde marzo de 2008 hasta las últimas celebradas en enero de 2011, no han significado avances representativos.

Marruecos sigue negándose a hablar de las propuestas saharauis pese a la insistencia del enviado personal para el Sáhara del Secretario General de la ONU.

La intransigencia de Marruecos y su negativa a negociar sin condiciones previas, hace difícil la negociación, pese al importante papel mediador de Christopher Ross.

El Secretariado Nacional del Frente Polisario ha pedido a Marruecos  “que entre en negociaciones sustanciales y sin condiciones previas para que se apliquen las resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU”.

 

1.10         El pueblo saharaui lleva desde 1975 soportando, por un lado la dureza del exilio en el desierto,  en los campamentos de refugiados y por otro las  persecuciones, torturas y violaciones de los derechos humanos en las zonas de ocupación marroquí.

 

 

A pesar de ello ha logrado mantener intacta su aspiración a la libertad y a vivir pacíficamente en su territorio. Esta brutal represión jamás ha conseguido vencer la voluntad y la resistencia de la Población Saharaui.

Hoy más que nunca es preciso una solidaridad organizada y permanente, con la justa causa de este pueblo.

 

Anuncios

4 comentarios en “La cuestión del Sáhara hoy

  1. Magnífico análisis. Una recopilación de información esencial.
    Por otra parte, me parecería interesante y necesaria la valoración de las razones que puedan explicar (aunque sea injustificable, obviamente) la vergonzosa política exterior de España con respecto a su antigua provincia / colonia. A las ya más que conocidas de la subordinación a la política exterior de EEUU y los intereses económicos que suelen nombrarse habitualmente (fosfatos o pesca) añadiría la participación de empresas españolas en el consorcio DESERTEC, asunto turbio que, de rebote, podría estar influyendo en la política energética española que, por lo que respecta a las eléctricas resulta últimamente escandalosa (ya hay quein habla de una futura burbuja eléctrica semejante a la tristemente famosa burbuja inmobiliaria).
    Salud.

    Me gusta

  2. Excelente análisis de la situación del Sáhara Occidental, amigo Bizén. Nos hemos tomado la libertad de subirlo a nuestra web (www.porunsaharalibre.org)siempre nombrando la fuente.
    Si le supone algún inconveniente que lo hagamos hecho no dude en comunicarse con nosotros.
    Reciba un cordial saludo.

    Me gusta

  3. Pingback: Eloy Fernández Clemente, Premio Aragón de la Fundación 29 de Junio | El blog de Chesús Yuste

  4. Pingback: La cuestión del Sáhara hoy | Derechos Humanos Press

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s