Fomento, Aragón y la (in)seguridad Vial

Ibeas y Fuster presentando las iniciativas

Nos temíamos lo peor a mediados de este mes, cuando ya pedí la comparecencia del Consejero de Obras Públicas del Gobierno de Aragón para explicar los recortes que el Ministerio de Fomento preparaba para Aragón y que supuestamente estaban negociando unos y otros.

La realidad ha sido mucho peor:

Blanco y Morlán, con la complicidad y sumisión de Iglesias, han entrado como elefantes en SU cacharrería y han dado trompazos a diestro y siniestro sin dejar títere con cabeza. Se han cargado prácticamente todas las inversiones o actuaciones del Ministerio en Aragón: los tramos que se mantienen son las excepciones que confirman la regla. Y es que llueve sobre mojado: eso se suma a la reducción de un 23 % ya sufrida por Aragón en las inversiones del Estado en la comunidad en los PGE ejercicios 2009-2010. Ahora, otra vez, a la cabeza de los recortes.

Primero, tras la comparecencia del Ministro Blanco el día 22 de julio en el Congreso, conocimos las cuatro obras en ejecución, cuyos contratos quedaban rescindidos (en la A-21, A-23 y N-232 entre Ráfales-provincia de Castellón) que sumaban más de 215 millones de euros. Es la primera vez que se produce una situación como esta, lo que  provocó la petición por parte de CHA e IU de una Diputación Permanente de las Cortes de Aragón al tiempo que el PP solicitaba un pleno extraordinario.

Al día siguiente se confirmó la existencia de otro bloque de 11 obras paralizadas en Aragón: en la A-21, la A-22 (variante de Binéfar), la A-23 (hasta 6 tramos entre Huesca y Jaca) y la Ronda Norte (en la A-2 a a su paso por Zaragoza), sumando una cifra superior a los 490 millones de euros. Para seguir con aquellas obras, con partidas en plurianuales que sufrirán el recorte en la A-23 (Sabiñánigo E-O), en la A-68 (Mallén-Figueruelas) o en la N-260 (eje pirenaico). Entre unos y otros hablamos de unos 850 millones de euros de afección en Aragón (unos dos años de inversiones del Ministerio de Fomento en nuestra comunidad). Y ello sin tener en cuenta la afección de la paralización de la autovía Lérida-Francia por el Valle de Arán, que discurre en muy buena parte por la provincia de Huesca.

Eso sí, esta misma semana Morlán e Iglesias inauguraron un tramo de la Huesca-Lleida en Angüés (17 kms.) y no dieron ninguna fecha ni previsión para la reanudación de las obras. Sin embargo, se sorprendieron de que hubiera protestas por los recortes ese día y los siguientes.

La decisión del Ministerio de Fomento de paralizar buena parte de sus actuaciones en su red viaria tiene en Aragón consecuencias muy peligrosas para la seguridad vial. Así, los desvíos provisionales, carriles de conexión estrechos, delimitaciones con bloques de cemento, deficientes señalizaciones o dificultad de comprensión de las mismas para los usuarios, suponen un incremento notable del riesgo y del peligro de accidentes. Si esa paralización de las obras se prolonga en el tiempo, los riesgos aumentan y crece el peligro, y se avanza hacia un deterioro que implicará sobrecostes adicionales y encarecimiento de las actuaciones. A todo ello hay que sumar el parón económico, el incremento del desempleo y los perjuicios para casi todos los sectores sociales y económicos.

Ejemplos de todo ello son la construcción del tercer carril en la A-2 (Ronda Norte de Zaragoza) que afecta a más de 18 kms., la variante de Binéfar  (en la A-22) con desvíos extremadamente deficientes, los numerosos tramos de la A-23 (Huesca-Jaca) y de la A-21 (Pamplona-Jaca), o de la N-260 (Castejón-Congosto de Ventamillo) y la N-232 (15 años en obras entre Ráfales-limite Castellón) paralizados en medio de una orografía difícil y peligrosa.

En consecuencia, desde el Grupo Parlamentario Chunta Aragonesista (CHA) he presentado las siguientes preguntas al Gobierno:

– ¿Qué exigencias ha planteado o va a plantear el Gobierno de Aragón ante el Ministerio de Fomento para minimizar al máximo -tanto los efectos como los plazos- de las paralizaciones de obras en la red viaria estatal en Aragón, de forma que se garantice la seguridad vial todos los tramos afectados?

¿Qué afecciones tienen para la redacción del Plan Integral de Seguridad Vial de Aragón las paralizaciones de obras en la red viaria estatal en Aragón del Ministerio de Fomento, y qué medidas piensa adoptar su Departamento para garantizar la seguridad vial en general y en la red viaria autonómica afectada en particular?

De momento, la respuesta de ayer es que PSOE-PAR se niegan a debatir y a que el presidente Iglesias dé explicaciones ante las Cortes de un asunto de tanta importancia y gravedad, y no habrá ni Diputación Permanente ni Pleno Extraordinario en agosto.

Anuncios

Un comentario en “Fomento, Aragón y la (in)seguridad Vial

  1. Yo soy una canductora habitual del tramo Barbastro-Huesca y no quiero ni pensar que el desorden existente en algunos tramos de la carretera se perpetúe. Sobre todo lo que es el desvío a Abiego y Alquézar que coincide con el Puente sobre el río Alcanadre. Ahí han aparecido por lo menos tres rotondas con la señalización mínima y al final casi no sabes ni por donde vas.
    Yo creo que sería necesario una buena señalización tanto horizontal como vertical por supuesto con el color blanco para verla bien por la noche. Saludos

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s