La lluvia deja al descubierto el trasvase

Lo que CHA advirtió y anunció públicamente, la lluvia lo ha puesto al descubierto. Afirmábamos que la excepcional sequía que afectaba al área metropolitana de Barcelona no era sino la excusa -el pretexto– utilizado para conseguir el trasvase permamente del Ebro hasta Barcelona.  Invocando esas necesidades de “agua de boca” para 5,5 millones de barceloneses,  ¿quién osaría oponerse?  Es más, este pretexto contaba incluso con la bendición y apoyo expreso del Gobierno Aragonés (PSOE-PAR) con su president, D. Marcel.lí, a la cabeza. Advertimos de que las supuestas necesidades de “consumo doméstico” ascendían  a 3,6 Hm3 ( y no a  50 hm3, que es a lo que autorizaba el trasvase), que había alternativas más sostenibles, más rápidas, más económicas y -sobre todo- que no creaban precedentes que invocarían otros trasvasistas.

Pero ese era el pretexto, el motivo de fondo era conseguir una infraestructura permanente para un trasvase definitivo Ebro-Barcelona, como el que no pudieron hacer en 1973. Por eso, aceleradamente apostaron por la obra de 180 millones de euros (casi 30.000 millones de pesetas). ¿Quién podía entender que para una situación temporal y transitoria de apenas unos meses se acometiera semejante gasto? Sólo los que sabían que el objetivo real era el otro: Generalitat y Gobierno Español. Porque quiero suponer que Iglesias-Biel no se enteraron y que han sido cómplices involuntarios de este atraco. Prefiero pensar que a ellos también los engañaron, en lugar de creer -como todo apunta- a que ellos mintieron e intentaron hacernos comulgar con ruedas de molino a los aragoneses.

Si no hay trasvase, como defiende Iglesias, y por tanto no hay afección para el Ebro, ¿a qué viene pues luchar ahora contra lo que hagan los catalanes y el Ministerio en las cuencas internas de Cataluña?, ¿acaso intervedrán los gobiernos gallego o extremeño en esto? -No, porque no les afecta.  Si Aragón lo hace es -obviamente- porque los caudales salen del Ebro y -por tanto- nos afecta directamente.  Y porque nos afecta,  nos manifestamos 25.000 personas en Amposta el pasado día 18, más de 2.000 de ellos aragoneses, en su mayoría de la mano de CHA.  Porque afecta al Ebro, se movilizó como nunca el Baix Ebre catalán contra su propio gobierno.

Ha tenido que ser la lluvia la que ponga todo esto en evidencia, tras acumularse en las últimas semanas más del doble de reservas que las que se pretendía trasvasar excepcionalmente merced al Real Decreto Ley 3/2008 de 21 de abril. Ahora que ha desaparecido la causa invocada, resulta que los gobiernos Catalán y Español siguen defendiendo la construcción de la tubería de 62 kilómetros,  ¿es posible más cinismo y desvergüenza? La lluvia les ha dejado con el culo de sus intenciones al aire. Y con ellos, hasta ahora, el Gobierno Aragonés de comparsa, ejerciendo de cooperador necesario para perpetrar este desatino. Aún están a tiempo de rectificar unos y otros.

 

 

Anuncios