Recorriendo las huellas de la crisis industrial en el Altoaragón

Aprovecho un momento de (casi) respiro para contaros la ruta que he recorrido en los últimos días, muy en clave industrial. Comencé el lunes visitando el Parque Tecnológico Walqa, de la mano de Enrique Sampériz, director de E-Computer, una de las empresas punteras en nuevas tecnologías que, desde Huesca, ha creado 22 franquicias por toda España. Fue una reunión muy interesante. Por cierto, sorprende que, a estas alturas, en el Parque Tecnológico Walqa todavía no exista ADSL2, lo último en conexión de muy alta capacidad. Pero, claro, basta con ver la web del Ayuntamiento de Huesca para constatar que esta ciudad vive de espaldas a Walqa y a las nuevas tecnologías.

Luego marchamos a Monzón, donde Chesús Bernal y yo arropamos a la renovada candidatura municipal que encabeza Joaquín Palacín. Junto a las nuevas incorporaciones en los cinco primeros puestos de la lista, se mantienen los ex portavoces montisonenses de CHA, Chorche Paniello y Juan Antonio Blasco. Aunque competíamos con el mitin del PP, nuestro acto fue muy concurrido, con Eduardo Pueyo como maestro de ceremonias. Por cierto, entre los asistentes destacó la presencia del Presidente del Grupo Meflur Bernabé Noya y de su hijo. Y es que la crisis de Meflur (junto a las de Ercrós y Moulinex, en la misma zona) y el impresentable gesto del Gobierno de Aragón de mirar para otro lado centraron buena parte de las intervenciones.

Siguiendo las huellas de la crisis industrial altoaragonesa, el martes mantuvimos una reunión con el Comité de Empresa de Mildred. Fue una comida con productos aragoneses, en la que Miguel Solana, Salvador Ariste y yo mismo pudimos expresar nuestro apoyo y solidaridad a los trabajadores y sus familias, así como denunciar la actitud huidiza e irresponsable del Consejero de Industria Arturo Aliaga (PAR), que, con la suspensión, trata de ganar tiempo para evitar que el despido de 400 trabajadores tenga repercusión electoral en Huesca. Para entendernos: si se produjera en Zaragoza estaríamos hablando de la crisis de una empresa de 6.000 trabajadores. ¿Actuaría igual el Gobierno de Aragón en ese caso?

La jornada concluyó en un mitin en Almudévar, en el que pude respaldar a dos magníficos candidatos: David Félez y Juan Carlos Jiménez.

Anuncios