Los figurantes del Estatuto en Madrid

Es probable que algún incauto haya dado por buena la versión que los “negociadores” del Estatuto aragonés en Madrid han dado de su hercúlea misión. Es posible que, a base de repetir entre cuatro lo que se niega sólo por uno, haya quien crea que mantuvieron una enconada lucha para mantener el “Estatutico” e incluso para mejorarlo, como afirmó uno de ellos. Pero como antes se coge a un mentiroso que a un cojo, veamos si los negociadores fueron tales o más bien ejercieron de figurantes. Basta examinar las 38 enmiendas que, pactadas por PSOE, PP, IU y PAR, han sido  presentadas en el Congreso: no sólo no resuelven ni una sola de las graves carencias detectadas, sino que lo empeoran y lo rebajan aún más. Afectan básicamente a cuatro aspectos: las inversiones del estado en Aragón, las competencias no incluidas, la defensa del Ebro frente a los trasvases y el Preámbulo.
¿Han incorporado un porcentaje que garantice las inversiones del Estado en Aragón? No. Seguimos igual de mal. Mientras en Cataluña se equiparará con su porcentaje de PIB (18,8 %), en Andalucía será equivalente a su población (17,8 %), en Baleares se establecerá por inversión media per cápita (2,7 %), en Canarias no será inferior al promedio del conjunto de las Comunidades Autónomas (5,8 %) o en Castilla-La Mancha será al menos equivalente a una media de tres factores (7,8 %) en Aragón quedamos a la intemperie con las migajas que nos quieran repartir. El texto aragonés decía que “se tendrán en consideración” y ahora dirá “se ponderarán”, refiriéndose a tres factores, de los que dos ni siquiera son cuantificables. Ese es el gran cambio: sustituir una palabra por su sinónima, ya que considerar significa, según la RAE, “reflexionar algo con atención y cuidado” y ponderar “examinar con cuidado algún asunto”. Todos, con carácter imperativo para el Estado, se garantizan inversiones superiores hasta en 3 puntos a las que recibían, y Aragón, pudiendo asegurarse el 9,5 % equivalente a su superficie, como propone CHA, no se asegura ni un euro.
¿Se garantiza Aragón una compensación de 5.000 millones de € por el déficit acumulado de inversiones, como exige CHA y consiguen Baleares o Castilla-La Mancha? No, por supuesto.
¿Cómo se defiende Aragón frente a la amenaza de trasvase del Estatuto Valenciano? No se sabe. ¿Tendrá Aragón competencias exclusivas sobre el Ebro como Andalucía las va a tener sobre el Guadalquivir? No. ¿Emitirá Aragón un informe determinante o vinculante ante cualquier propuesta de trasvase, como exige CHA y consigue Castilla-La Mancha? No.
Lo de los 6.550 Hm3 no tiene desperdicio. Aunque se hubiera mantenido tal cual, nada nuevo aportaría, puesto que esa reserva ya está recogida en el Pacto del Agua, en el Plan de Cuenca y en el Plan Hidrológico Nacional: Precisamente esta ley casi consumó el trasvase, luego es evidente que la reserva no sirve para impedirlo. Ahora, la reserva ya no la establecerá una ley Orgánica como es el Estatuto, sino que éste se limita a recordar que un día, el 30 de junio 1992, las Cortes de Aragón, consideraron en una resolución que haría falta esa reserva. Por si queda alguna duda, la misma adicional comienza advirtiendo que la planificación hidrológica, competencia estatal, concretará las reservas.
¿Han incluido, como pide CHA, las 12 competencias que habían quedado excluidas en Aragón e incluyen Cataluña, Andalucía o Baleares? No. Y además, han rebajado el techo competencial aragonés, porque los medios materiales de la administración de Justicia y el régimen estatutario de los funcionarios no serán exclusivos, y se pierde la participación en los órganos de administración de Paradores de Turismo.
El Preámbulo merecería otro artículo. Sólo diré que PSOE, PP, IU y PAR pretenden hacer creer que la historia de Aragón comienza en 1982 y suprimen directamente las referencias al Condado, al Reino y al juramento de los Reyes de Aragón, a las Cortes y Diputación General (históricas), a la Corona de Aragón, a los decretos de Nueva Planta de 1707, a la II República y al Estatuto de Caspe de 1936, a la histórica manifestación del 23 de abril de 1978 o al acceso a la autonomía por la vía lenta y de segunda del artículo 143 (¿será para no recordar a Biel?).
¿Cómo se puede tener la desfachatez de volver a Aragón como luchadores victoriosos en vez de con “el rabo entre las piernas”? ¿Negociadores? No, han sido simples figurantes.

[Artículo de opinión publicado esta semana en El Periódico de Aragón y en el Diario del Alatoaragón.]

Anuncios

2 comentarios en “Los figurantes del Estatuto en Madrid

  1. Pingback: Estrechez de miras « El blog de Chesús Yuste

  2. Pingback: El presidente Iglesias no se sabe el Estatuto « El blog de Chesús Bernal

Los comentarios están cerrados.