Zaragoza, el desorden de su entorno

José Ángel Biel está tan acostumbrado a que nadie le tosa que no le sienta nada bien tener que dar explicaciones, más cuando se las pide CHA y más cuando se ve cogido en falta. Así le pasó el 10 de noviembre en el pleno de las Cortes cuando le interpelé para que explicara qué había hecho en  el entorno de Zaragoza como responsable de Ordenación Territorial del Gobierno de Aragón. Como en realidad no ha hecho nada en toda la legislatura -excepto hacer la vista gorda en aquellos pueblos, como La Muela, donde gobierna su partido y que son los campeones de la especulación urbanística y el crecimiento desordenado-, trató de desviar la atención diciendo que son los Ayuntamientos y las comarcas las que tienen las competencias de urbanismo, que La Muela no está en el entorno de Zaragoza, sino en la comarca de Valdejalón, y que si no hay comarca de Zaragoza, no se ha creado la Entidad metropolitana de Zaragoza o la ley de capitalidad es porque el Ayuntamiento de Zaragoza no quiere.

Pobres argumentos, cuando en realidad le preguntábamos por la ordenación del territorio, no por el urbanismo; cuando confunde deliberadamente delimitación comarcal y área metropolitana, porque La Muela sí que está en la comarca de Valdejalón, igual que Alagón en la Ribera Alta del Ebro, pero también ambas están en el área metropolitana de Zaragoza, y por eso, en su entorno; cuando  el Ayuntamiento de Zaragoza sí ha promovido, por ejemplo, la creación y próxima constitución del consorcio intermodal de transporte en el área metropolitana, en colaboración con el Gobierno de Aragón, y hoy mismo, además, acaba de solicitar, en el Debate sobre el estado de la ciudad y a propuesta de CHA, que se impulse la ley de capitalidad y la creación de la entidad metropolitana.

¿Cuál es el verdadero problema, entonces? El PAR. Y es que, como describe certeramente Juan Martín, presidente de CHA Zaragoza, no es casual que no haya ordenación del territorio en Zaragoza, porque Biel, presidente del PAR, ha preferido hacer, desde su responsabilidad en el Gobierno de Aragón, “una política deliberada de omisión que fomenta en el entorno un urbanismo depredador del territorio y de los recursos naturales”.

La única excepción a esa política de omisión ha sido la creación de la Mancomunidad Central de Zaragoza, pero exclusivamente para repartir subvenciones y poco más, ya que, aunque se supone que debe dar servicios, ni siquiera ha servido para que haya una gestión coordinada de la recogida de residuos sólidos urbanos, por ejemplo. Una Mancomunidad que lleva el nombre de Zaragoza pero que lo único que no tiene es a Zaragoza, precisamente el elemento territorial cohesionador. El PAR y Biel han frenado el proceso comarcalizador, hecho por consenso en 32 comarcas, precisamente en Zaragoza, dando la espalda a la mitad de la población de Aragón.

En CHA estamos convencidos de que Zaragoza y los municipios del área metropolitana debemos y podemos ponernos de acuerdo para mejorar de vida de los ciudadanos. Eso es ordenar el territorio, controlar el crecimiento para saber hasta dónde podemos llegar. Y dado que el Gobierno de Aragón no está utilizando sus instrumentos y competencias para coordinar este crecimiento urbano, hemos presentado una moción de tres puntos que se someterá a votación del pleno de las Cortes el próximo 23 de noviembre y que insta al Gobierno de Aragón:

1.-Exigir que en todos los nuevos desarrollos urbanos (ya sean éstos mediante convenios urbanísticos, o mediante modificaciones o revisiones de planeamiento urbanístico):
a) se establezcan de forma pormenorizada los nuevos equipamientos públicos necesarios -educativos, culturales o sanitarios- o se refuercen los existentes;
b) se garantice el refuerzo de las infraestructuras de comunicación, saneamiento y depuración de forma proporcional a la previsión de incremento de población;
c) y se asegure la puesta en marcha de transporte público conectado al resto del sistema de transporte colectivo.

2.- Elaborar el anteproyecto de Ley de creación de la Entidad Metropolitana de Zaragoza, integrada por los municipios comprendidos en el territorio correspondiente y con las determinaciones requeridas por el art. 76 de la Ley 7/ 1999 de 9 de abril de Administración Local de Aragón. Se incluirá, al menos, el abastecimiento de agua, la depuración, el tratamiento de residuos y el transporte interurbano, este último a través del Consorcio Metropolitano de Transporte, ya en marcha. Se deberá contar, para su redacción, con las recomendaciones expresadas a tal efecto por la Asociación para el Desarrollo Estratégico de Zaragoza y su área de influencia “Ebrópolis”.

3.- Presentar ante las Cortes de Aragón el proyecto de Ley de Capitalidad de la ciudad de Zaragoza, que regule el régimen especial competencial y financiero en atención a su condición de capital de la Comunidad Autónoma y sus peculiaridades propias; de acuerdo con lo establecido en los artículos 61 y 76 de la Ley de Administración Local de Aragón.

Anuncios

2 comentarios en “Zaragoza, el desorden de su entorno

  1. Pingback: Montanuy, otro ejemplo del "desorden" de Biel « El blog de Bizén Fuster

  2. Pingback: Zaragoza aportará sus planteamientos a la futura Ley de Capitalidad

Los comentarios están cerrados.