Estatutos, una del oeste

Leer el periódico por la mañana hace que a veces se te atragante el desayuno. Eso me ha pasado hoy viendo El País y El Mundo. El País informa de que el Gobierno Zapatero quiere cambiar el Estatuto de Aragón –cuya reforma está ahora en tramitación- respecto a las previsiones hidrológicas que contiene y El Mundo dice en portada que el PSOE de Zapatero “no quiere permitir ahora más Estatutos que impongan al Estado la cuantía de sus inversiones”. Es un cachondeo y un insulto para la inteligencia que ahora el Gobierno Zapatero, o el PSOE, como se prefiera, quiera emplear la tijera en Estatutos como el aragonés cuando para otros, ya aprobados, no ha puesto cortapisas. Es más, se acuerda precisamente ahora de defender principios y de poner restricciones, cuando ya algunos se han asegurado lo que les interesaba. Y el resto, a verlas venir.

Respecto a la política hidrológica, en CHA hemos dicho hasta la extenuación que el Estatuto valenciano (uno de los aprobados) contiene un artículo intolerable para Aragón, el que reconoce el derecho de los valencianos a “la redistribución de los sobrantes de aguas de cuencas excedentarias”, una no literal pero clarísima referencia al trasvase del Ebro. Aunque el Gobierno de Aragón ha presentado un recurso de inconstitucionalidad, el cuatripartito que pactó la reforma del Estatuto aragonés (PSOE, PP, PAR e IU) no quiso establecer un contrapeso similar para blindar el Ebro y defender la unidad de cuenca. Y por eso el texto que está ahora en el Congreso se limita a decir que los poderes públicos aragoneses velarán para “evitar cualquier transferencia de agua”. Una defensa débil, pero que a Zapatero y al PSOE le parece demasiado, en cualquier caso, por lo que ahora quieren eliminarla. Eso sí, el Estatuto valenciano que diga lo que quiera. Es indignante que a unos se les permita todo y a otros no. Esto parece el lejano oeste: hay matones, pistoleros, tahúres, el feo, el malo y algún bueno, que es el tonto, y que algunos pretenden que sea el pueblo aragonés.

Anuncios

2 comentarios en “Estatutos, una del oeste

  1. Pingback: El Estatuto Ceniciento « El blog de Chesús Bernal

  2. Pingback: A bailar con Biella Nuei « El blog de Chesús Yuste

Los comentarios están cerrados.