Bienes que no vienen

Casi como el rosario de la aurora acabó ayer la reunión convocada por el presidente del Gobierno de Aragón, Marcelino Iglesias, sobre los bienes de las parroquias aragonesas depositados en el Museo Diocesano de Lleida. Después de dos horas y media, sólo se llegó a un acuerdo de mínimos, la elaboración de un manifiesto. Para ese viaje, desde luego, no hacían falta alforjas. Tan claro lo vio el propio convocante, presidente Iglesias, que ni siquiera dio la cara ante los medios al acabar la reunión, y, como él, ni la consejera de Educación y Cultura, Eva Almunia, ni los representantes del PAR, de IU y de la Comisión de Alcaldes de los Ayuntamientos afectados.
En nombre de Chunta Aragonesista Chesús Bernal y yo mismo atendimos las preguntas de los medios para mostrar nuestra decepción por el pobre balance de la reunión y nuestra intención de seguir trabajandocomo partido y grupo parlamentario por la vuelta de esos bienes en concreto y de todos los bienes del patrimonio cultural aragonés que se encuentran fuera de nuestra tierra. Porque siempre hemos defendido que la política de recuperación del patrimonio debe ser global y no sólo puntual. Por eso, hoy mismo, el diputado y secretario territorial del Altoaragón, Salvador Ariste, y el consejero de la comarca de Monegros, han viajado a Madrid para presentar ante el Tribunal Constitucional una carta reclamando información sobre el punto en que encuentra la resolución del conflicto positivo de competencias entre los gobiernos aragonés y catalán sobre los “bienes de Sijena”, pendiente desde 1998, y en qué plazo se espera quede resuelto.

Anuncios