“Podemos ser un socio más incómodo, pero más leal”

Bizén FusterEl Periódico de Aragón el pasado domingo día 2 de julio, en la semana del 20º aniversario de la fundación de CHA, publicó la entrevista que la periodista Raquel Lozano había realizado a su Presidente Bizén Fuster.

–Permítame el tópico ¿20 años no es nada?

–Es mucho en la vida de cualquiera, pero si hablamos de una organización, son 20 años multiplicados por miles de personas. Lo llamamos Generación CHA.

–¿Por qué?

–Porque esos 20 años son un mundo para una generación de gente joven, pues quienes la fundamos teníamos veintitantos. Toda una generación de aragonesistas.

–¿Qué queda de aquel inicio, en el que todo era artesanal?

–Mucho. La esencia, el espíritu, la ilusión y las líneas maestras ideológicas. Eso sigue intacto.

–CHA está ya en múltiples instituciones. No es peyorativo, pero ya no son esos jóvenes no contaminados por el poder. Ahora deben encajar las críticas.

–Asumir responsabilidades significaba dejar de ser esa especie de grupo de amigos que cae bien a todo el mundo pero no mueve ninguna silla. Ya somos un adversario directo. Las críticas se afilan. Y puede pensarse que se pierde frescura. Pero no hemos tenido ni un caso de corrupción. Estar en el poder desgasta, se toman decisiones que molestan a poderes fácticos… Y CHA también es víctima de eso. De haber hecho lo fácil, contentar a todos, tendríamos menos críticas.

–No se plantean las cosas igual en la oposición que gobernando.

–Ni la facilidad del discurso es la misma. En las grandes instituciones lo habitual es hablar de gobiernos de coalición. Gobiernas con socios con los que hay puntos de fricción y rivalidad electoral. Hay que rebajar el pistón con los asuntos que molestan al socio.

–Alguna decisión ya ha provocado convulsiones internas.

–Más que un problema interno lo hemos tenido de percepción exterior. El follón con las antiguas juventudes, Chobenalla, no se ha traducido en ni una sola expulsión.

–¿Y fue una decisión acertada?

–Plenamente. Hemos pasado de tener una organización que hablaba en nuestro nombre, en la que la mayoría no era de CHA, a contar con Chobentú, en la que participan diez jóvenes de CHA por cada cuatro que lo hacían en Chobenalla. Evitamos una imagen distorsionada.

–¿Fue convulso?

–No fue convulso. El acuerdo fue respaldado por toda la ejecutiva, salvo por un miembro. Alguna organización comarcal y miembros del comité nacional hicieron su crítica. Pero los acuerdos fueron respaldados por más del 75% del comité.

–¿Y tampoco hay disonancias entre la dirección regional y el equipo que gobierna en Zaragoza?

–No. Las funciones están muy bien delimitadas. Si las decisiones municipales trascienden ese ámbito se elevan a la dirección, pero no ha habido confrontación. Temas conflictivos como el de La Romareda han sido respaldados casi unánimemente. Hay buena coordinación.

–En Zaragoza eligieron Urbanismo, el área más dura y la que centró su labor cuando estaban en la oposición ¿fue un acierto?

–Fue una elección significativa. Pudimos elegir áreas cómodas, rentables políticamente, pero no queríamos ser comparsas de otro socio que llevara el peso.

–Es quizás el área que más daño puede hacer. O la más beneficiosa.

–Exacto. Y volveríamos a tomar la misma decisión. Pensamos que en esa área se pueden marcar más las diferencias. Más de la mitad de la vivienda que se hace en Zaragoza es protegida y eso es un vuelco radical.

–Pero lo que más trasciende es el follón con La Romareda.

–Es una cuestión mediática, que además depende mucho de dónde pone sus objetivos la oposición.

–¿Temen que esa polémica les pase factura?

–Más allá del intento de la oposición de exprimir esta vaca que cree electoralmente rentable, la gente ha tomado posiciones. Hay una mayoría ciudadana convencida de que es mucho mejor que ese estadio esté en la ciudad y sea accesible. Lo único que nos afecta es que esta polémica ha ocultado debates de fondo muy importantes como el de la vivienda.

–Cree que CHA seguirá creciendo en votos, sobre todo en el medio rural ¿en Zaragoza también?

–Uno tiene un margen de crecimiento mucho menor donde está en el 20% que donde está en el 5% o no está. Habrá un crecimiento más moderado en los núcleos urbanos y mayor en los rurales. Pasaremos de 200 a 500 concejales y de 50 a 100 consejeros comarcales… Y eso puede tener una incidencia directa para la gobernabilidad y para ser o no decisivos.

–Y más si se piensa que el PSOE argumentó en el 2003 que pactaba con el PAR porque este tenía mucho más peso territorial que CHA.

–Sí, pero era más una excusa. Nuestro crecimiento puede alterar el carácter decisivo de un partido u otro. Y eso puede influir en que un pacto vaya en una u otra dirección.

–La aspiración última de CHA es la DGA ¿lo ve fácil?

–Por aritmética ya pudimos. Políticamente, haremos lo posible –por el carácter decisivo de nuestra presencia institucional– por estar allí. Pero desde una posición de fuerza. En Zaragoza CHA gobierna porque se lo ganó y en la DGA el PAR está por favor. No queremos estar por estar, sino para ser decisivos, plantear políticas, aunque sean polémicas, y no pasar inadvertidos.

— Y eso los hace más incómodos.

— Sin duda, pero es inherente a CHA. Somos conscientes de que somos un socio más incómodo, pero eso no quita para que seamos un socio más leal y más respetuoso.

— ¿Se entenderá fuera de CHA su abstención ante el Estatuto?

— Sí. Se entenderá si a la gente le decimnos que nos hemos abstenido cuando el cuerpo nos pedía votar no. Porque se ha renunciado a once competencias, a garantizar las inversiones del Estado por quince años o a reconocer las lenguas propias; porque se han rebajado las aspiraciones para que el PP estuviera en el acuerdo; o porque queríamos una mejor financiación y un mayor blindaje ante el trasvase.

— El año próximo deberían celebrar asamblea y renovar la dirección, ¿lo hará pese a ser electoral?

— Según nuestro estatuto, en año de elecciones se puede adelantar o retrasar. Lo normal es que se retrase a finales de 2007 o al 2008.

— Es mucha anticipación preguntarle si optará a la reelección.

— Sí. Ahora ni me lo planteo.

— Sí se planteará encabezar una lista autonómica otra vez.

— No hemos abierto el proceso. Pero creo que cuando las cosas van bien hacer cambios no beneficia. No habrá problemas. Las listas se aprobarán por amplia mayoría.

— ¿El escaño que tiene CHA en el Congreso se debe al tirón de Labordeta? ¿Intentarán que sea de nuevo su candidato en el 2008?

— Labordeta es muy importante. Nos da voz en toda España, no sólo a CHA, sino a todo Aragón. Es un referente. Pero los electores votan a CHA. En el 96, Labordeta no salió. Cuando el partido estuvo maduro, alcanzó ese resultado. Y en las autonómicas tenemos más votos que en las generales. Labordeta ha colocado a Aragón en el mapa. Y eso beneficia mucho a Aragón.

— Y a CHA.

— Por supuesto. Es obvio. Ahora bien, él tiene los años que tiene. La decisión será suya y la respetaremos. Cuando acabe la legislatura veremos con qué ánimos está. ¿Que nos gustaría que siguiera de primero o de segundo? Seguro que sí.

Anuncios